sábado, 15 de octubre de 2011

Curso de Postgrado en Pensamiento y Religiones de Asia



 

Presentació i objectius

En un món globalitzat com l'actual, la cooperació entre els diferents països depèn en bona mesura del grau de coneixement i comprensió de les idees, ideals, valors i actituds que les diferents cultures han desenvolupat al llarg de la història. El curs respon així a la creixent demanda en els darrers anys d'incrementar la presència de les tradicions culturals i intel·lectuals no europees en el currículum acadèmic dels estudis universitaris.
En aquest sentit, el Curs de Postgrau en Pensament i Religions d'Àsia, organitzat per la Facultat d'Humanitats de la Universitat Pompeu Fabra amb la col·laboració de Casa Àsia, ofereix per primer cop en l'àmbit universitari espanyol un diploma especialitzat en el camp de l'estudi de les religions asiàtiques.
Aquest nou títol universitari ofereix la possibilitat d'aproximar-se a l'estudi acadèmic de les principals tradicions religioses i corrents de pensament d'Àsia, en els seus respectius contextos històrics i culturals, posant un especial èmfasi en la formació pràctica mitjançant visites guiades a centres i espais de culte i tallers participatius de meditació i música sacra, entre d'altres. 
L'equip docent està format per professors experimentats en els camps de la sinologia, la japanologia, la indologia, la tibetologia, la buddhologia i la islamologia, amb competències en les seves corresponents llengües i fonts textuals originals.
********************
En un mundo globalizado como el actual, la cooperación entre los diferentes países depende en buena medida del grado de conocimiento y comprensión de las ideas, ideales, valores y actitudes que las diferentes culturas han desarrollado a lo largo de la historia. El curso responde de este modo, a la creciente demanda en los ultimos años de incrementar la presencia de las tradiciones culturales e intelectuales no europeas en el currículum académico de los estudios universitarios.
En este sentido, el Curso de Postgrado en Pensamiento y Religiones de Asia, organizado por la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra con la colaboración de Casa Asia, ofrece por primera vez en el ámbito universitario español un diploma especializado en el campo del estudio de las religiones asiáticas.
Este nuevo título universitario ofrece la posibilidad de aproximarse al estudio académico de las principales tradiciones religiosas y corrientes de pensamiento de Asia, en sus respectivos contextos historicos y culturales, poniendo especial énfasis en la formación práctica por medio de visitas guiadas a centros y espacios de culto y talleres participativos de meditación y música sacra, entre otros.
El equipo docente está formado por profesores experimentados en los campos de la sinología, la japanología, indologia, tibetologia, buddhologia e islamología, con competencias en sus correspondientes lenguas y fuentes textuales originales.

PARA MAYOR INFORMACIÓN:

domingo, 9 de octubre de 2011

Japón: sus fuentes escritas, entre mito y realidad


El estudio de los orígenes de Japón nos enfrenta al reto de un país cuya “historia oficial” nace en el siglo VIII d.C. cuando aparecen las primeras crónicas escritas japonesas. Una singularidad, ya que, como indica Collcutt “ahora está claro que una rica cultura Paleolítica existía antes de la Jomon y que las islas del archipiélago japonés fueron habitadas quizá durante unos 50.000 años[1].

Los orígenes de Japón efectivamente, no están claros, y aunque contamos con las primeras noticias a través del Wei Zhi por parte china y de las crónicas oficiales japonesas el Kojiki o Furukotofumi (古事記 Fig. 1), y posteriormente el Nihonshoki (日本書紀 Fig. 2) del reino Wa, los datos son imprecisos  en cuanto a detalles geográficos y cronología.

Fuentes chinas: Escrita en base a las narraciones de “dos audaces viajeros chinos” que cruzaron el mar hasta Japón el 239, la obra de Cheng Shou (233-297 d.C.), el Wei Zhi (魏志) capítulo 30 del San Guo Zhi (Los Registros de los Tres Reinos Fig. 3) nos habla de los habitantes de las islas japonesas a los cuales identifica como los Wören, 倭人 (gente pequeña). Según el registro ya existía una sociedad organizada y sus habitantes se encontraban bajo el mandato de una reina llamada Himiko o Pimiko quien “con magia y sortilegios embrujaba a la gente. Aunque madura en edad, no se casó. Tenía un hermano mas joven que le ayudaba a gobernar el país.

Fuentes japonesas: 'Yo escucho que el Teiki y el Jonji, transmitidos por varias casas difieren de la realidad y que muchas mentiras les han sido agregadas. Si estos errores no se remedian ahora, existe el peligro de que su significado se pierda antes de que pasen muchos años. Como el Teiki y el Jonji son la base de la estructura del estado (raíz de la estructura política del país), y fundan la influencia imperial (base de influencia moral del tenno) deseo transmitirlos a las generaciones posteriores registrándolos y examinándolos para desechar sus errores y establecer la verdad'.

El emperador Tenmu Tenno tenía en su corte un Kataribe, un narrador llamado Hiyeda no Are por lo que le pidió que aprendiera los relatos de memoria. Posteriormente en el 712 se recopilarán en un documento escrito, el Kojiki: registros históricos y mitos, escritos en lengua china con elementos japoneses, canciones y poemas escritos en caracteres chinos Man’yogana (万葉仮名)[2].Ocho años después se escribirá el Nihonshoki (o Nihonji) menos mitológico que el primero.

Fuentes coreanas: A parte de los textos chinos y japoneses, contamos con un tercer texto el siglo XI, el Samguk Sagi 삼국사기, texto coreano donde también se alude a Himiko, quien como reina del Japón envía un emisario al Rey Adalla de Silla en mayo del 172. De hecho, en el Nihonshoki se cita que el heredero del rey de Paekche, Asin (392-405 d.C.) además de otros miembros de la familia real coreana, vivió en Wa, por lo que podemos asumir que existían fuertes relaciones con Corea. No obstante, el espíritu nacionalista del Japón de la era Meiji hará que los historiadores japoneses dejen de lado los posibles orígenes coreanos de este primer reino.[3]

Es también en esta época en que se habla de la fabricación de una de las armas míticas japonesas más sorprendentes de la historia japonesa, la espada de 7 lenguas, Nansaya no Tachi, depositada en el santuario de Isonokami (石上神宮, Isonokami-jingū) en la prefectura de Nara (originalmente santuario de la familia Mononobe[4].) Recordemos que, según vestigios arqueológicos, se han encontrado armas en los túmulos funerarios con valor ritual pertenecientes a la época Yayoi pero que el hierro hasta el s. V tenía su origen en Corea, importado de los estados Kaya y Paekche.[5].

Para los que apuestan por los orígenes coreanos de Wa, ello explicaría igualmente el monumentalismo de los túmulos en la región de Ösaka (en Corea se encuentra el mayor número de dólmenes que cualquier otro país) y la profusión de vestigios militares ligados a la caballería en las tumbas de la región, además en el Nihongi también se cita la existencia de haniwa representando caballos en la tumba de Ojin; lo que da pie a la teoría de Egami Namio sobre las “migraciones de pueblos ecuestres[6] que llegarían hacia el s. IV creando la cultura de los Kofun, como ya veremos mas adelante.

Un aspecto importante a la hora de valorar la posible fiabilidad de la información transmitida, en el Kojiki y el Nihonshoki,  es el ideal del Bansei Ikkei (万世一系)[7]. Durante los años 1930 y 40, el mito nacional trazaba una misma línea sucesora hasta el emperador japonés desde un ancestro legendario, Jimmu, descendiente de Amaterasu, la Diosa Sol. El Shintö definirá una cultura japonesa distinta de la China a pesar de que, la creación de estos dos primeros textos en su momento, naciera de la necesidad de dotar a la casa imperial japonesa del mismo rango divino que las dinastía chinas.

El Kojiki y el Nihonshoki hicieron de Himiko, la emperatriz Jingu y de Ojin, su hijo; conociendo el Wei Zhi, pudieron modificar la duración del reino de Himiko y Jingu a fin de hacer concordar el Kojiki con el texto chino. Lo más probable es que fuera una reina-sacerdotisa de Amaterasu, ya que “Hi” () significa sol y “Miko” (巫子) sacerdotisa[8]. Por otra parte en la narración china existe un total de 8 pasajes en el que se describe como llegar a Yamaichi  y sin embargo todas son incoherentes, a pesar de ello el Yamatai koku que según el Wei Zhi sería unificado por Himiko, lo situarán cerca de la provincia de Yamato, sin embargo se ha demostrado recientemente que la localización de este topónimo está basada en una mala interpretación de los historiadores japoneses. En la crónica china el lugar en cuestión es llamado Yamaichi, que los japoneses leyeron Yamatai asimilándolo directamente a Yamato. En la actualidad se localiza en alguna parte del norte de Kyushu.

Como vemos, poco a poco parece que empieza a hacerse luz sobre los orígenes de este país, si bien no desechamos una interpretación más simbólica del Kojiki, el símbolo solo alude, el resto queda en manos aún de los hallazgos arqueológicos ya que sin evidencia material, todo queda de momento en meras interpretaciones y equilibrios cronológicos a falta de escritos mas fiables.

Se puede argumentar que la historia es según quien la escribe, por ello el estudio de la misma es apasionante ya que nos sitúa ante distintas interpretaciones de la realidad según quien la ha escrito y mas, si tenemos ante nuestros ojos un lenguaje mitológico, como es el caso de las primeras crónicas japonesas.

Como ya dijimos, el mito, el símbolo, solo alude, como dirá ese antiguo relato zen, no hay que confundir el dedo con la luna. 

La verdad a la que se apunta a través del mito, puede ser manipulada o modificada e incluso ocultada, pero sigue allí en espera de nuevos descubrimientos que puedan probar con evidencias materiales lo que de real o no hubo.


[1] Collcutt, M., The archeological origns of Japanese culture and society, Cultural atlas of Japan. New York: Facts on file, pp.32-41,45-51.
[2] El Man’yogana utiliza el kanji por su valor fonético mas que por su significado, pudiendo ser empleados varios kanjis para representar un mismo sonido.
[3] Wontack Hong, Paekche of Korea and the origin of Yamato Japan.
[4] El clan Mononobe (物部氏,) era un clan del periodo Yamato, conocido por su oposición al clan Soga. 
[5] Wontack Hong, Archeological break: Event or Process. The late tomb culture.
[6] Edwards, Walter
[7] Bansei ikkei, alude al linaje masculino sin interrupciones por cientos de años a través de todas las generaciones
[8] Joseph Campbell en su Mitología oriental, lo traducirá por “Hija del sol

Anexos de Imágenes



 








Fig. 1 Página del Nihonji, Washington University
 in St. Louis (http://artsci.wustl.edu/~copeland/kojiki.htm -   24/04/07)

Fig. 2 Páginas del Nihonshoki(Nacional Diet Library




























Fig. 3 El  periodo de los Tres Reinos







Bibliografía

Alonso de la Fuente, José Andres, “A propósito de la reina Himiko”, Ilu Revista de Ciencias de las Religiones, 2005

Caeiro Izquierdo, L.El Japón antiguo” en Cabañas Moreno, P y Caeiro Izquierdo, L., Japón y Corea, Madrid, Arlanza Ediciones, S.A. , 2000 Historia de la Humanidad, Vol. XV. páginas 30-51

Collcutt, M. (1998) “The Archeological origins of Japanese culture and society”, Cultural Atlas of Japan. New York: Facts on File. Disponible traducción en castellano en Collcut, M. Jansen, M. Kumarua (1992). “Orígenes arqueológicos de la cultura y la sociedad japonesa”, I, “Atlas culturales del mundo. Japón”. Madrid: Ediciones Folio, S.A./Ediciones del Prado.

Edwards, W. “Event and Process in the Founding of japan: The Horserider Theory in Archeological Perspective”, Journal of Japanese Studies, Vol.9, Núm. 2, verano 1983, pp.265-295

Edwards, W. “In pursuit of Himiko. Postrar archaeology and the location of Yamatai”, Monumental Nipponica, Vol.51, Núm. 1, primavera 1996, pp. 53-79

Elisseeff, Danielle, (2001) « Histoire du Japon,  entre Chine et Pacifique », Éditions du Rocher

Gernet, J., “El mundo chino”, Barcelona, Crítica, 2005.

Hall, J.El imperio Japonés”. Madrid, Siglo Veintiuno de España Editores, S.A., 2002, páginas 11-20

Lu, D.J.,Japan a documentary history, Japan in the Wei Dinastic History”, Armonk: M.E. Sharpe. 1984 pp. 11-14.

Webgrafía

 « Ancient Japan »: http://www.crystalinks.com/japan1.html

Chamberlain, B.H. (traductor). Kojiki: Records of Ancient Matters”. Recurso en línea <http://www2.plala.or.jp/wani-san/kojiki.html> [Fecha de consulta 15/04/2007]

Diamond, J. “Japanese Roots”. Artículo Revista Discover 06.01.1998. http://www.asianresearch.org/articles/2349.html

Gran Enciclopèdia Catalana. Recurso en línea

Hare, J.B.,Shinto Sacred Texts”. Recurso en línea <http://www.sacred-texts.com/shi/index.htm> [Fecha de consulta 15/04/2007]

Hong, W., Peakche of Korea and the origin of Yamato Japan, Kudara International, Seoul, 1994, consultable en http://gias.snu.ac.kr/wthong/publication/paekche/eng/paekch_e.html

Hong, Wontak, “Queen Himiko as recorded in the Wei Chronicle: a protohistoric Yayoi Ruler”, Paekche of Korea and the origin of Yamato Japan, Cap. III http://gias.snu.ac.kr/wthong/publication/paekche/eng/paekch_e.html (Fecha consulta 13.04.2007)

Hong, Wontak, “The starting point of Yamato Wa”, Paekche of Korea and the origin of Yamato Japan, Cap. II, http://gias.snu.ac.kr/wthong/publication/paekche/eng/paekch_e.html (Fecha consulta 13.04.2007)

Hooker, R. Ancient Japan”. 1996. http://www.wsu.edu/~dee/ANCJAPAN/YAYOI.HTM
http://www.grec.cat/cgibin/heccl2.pgm?NDCHEC=0151777> [Fecha de consulta 15/04/2007

Jorgenson, Signe y Opsteen, Sara (University of Wisconsin). “Izanagi and Izanami: Creators of Japan”. Recurso en línea <http://www.uwec.edu/philrel/shimbutsudo/izanami_izanagi.html> [Fecha de consulta 15/04/2007]





Sandro Chia y la Transvanguardia italiana





 “Las pinturas de Chia no participan de la pintura “salvaje” deseosa de liberarse de las normas artísticas, sino que son metáforas de la vida vivida en tu totalidad

-       Dieter Honisch[1]


Sandro Chia es un artista italiano nacido en Florencia en 1946. Sigue estudios en el Instituto de Arte Firenze y en la Academia de Bellas Artes de Florencia entre 1962 y 1969, tras  un largo viaje por India, Turquía y Europa realiza en 1971 realizará su primera exposición individual “L’ombra e il suo doppio” (La sombra y su doble) donde Chia presentará varios objetos iluminados por una fuente luminosa situada en el centro del espacio, proyectando la sombra sobre paneles blancos apoyados en las paredes.  

En sus primeros tiempos, su trabajo se enmarcará en el arte conceptual defendiendo el lenguaje pictórico implicando al espectador en el proceso final de la obra a través de su percepción e interpretación;  pasando con el tiempo a la pintura figurativa.

Tantas historias por un beso 
1979
Oleo en
 Canvas
180 x 200 cm



Actualmente es uno de los representantes más importantes de la Transvanguardia italiana.  

La Transvanguardia italiana:

Así como para los movimientos modernistas, las antiguas formas, el antiguo lenguaje del arte clásico ya no era suficiente para expresar la nueva realidad; el Post-modernismo, sin embargo, volverá al figurativismo recuperando el legado que otros movimientos artísticos dejaran.

En Italia, este movimiento vivirá distintas formas de expresión, el  “Citacionismo” mas tarde la “Nuova Maniera Italiana” y la “Transavanguardia”. El concepto definido por Bonito Oliva[2] como “Nomadismo del arte” nos conduce a través de la idea del cambio continuo, a la idea de “precariedad”.  
El nombre de Trans-Vanguardia nos señala que se va “mas allá”, a un ideal donde el arte es enfocado como la evolución interna del artista, el arte escapa a la demanda del mercado, el arte es buscar lo imposible.  Dentro del movimiento post-modernista se adquiere la consciencia de la “desilusión”, como dirá Chia[3], no tanto en su sentido negativo, de impotencia emotiva, sino mas bien en la toma de consciencia de que existen “limites”, a nivel social, conceptual, etc.  

En la segunda mitad de los '70, en cambio, el arte de la transavanguardia, practicado en Italia por Chia, Clemente, Cucchi, De Maria y Paladino, retoma la manualidad utilizando todos los medios y lenguajes posibles, “vuelven a descubrir la posibilidad de evidenciar la obra mediante la presentación de una imagen que es al mismo tiempo un enigma y una solución[4]


Pintura, escultura y Polvo
1981
Oleo en
 Canvas
155 x 155 cm



Viajero solitario
1984
Oleo, pastel y tempera en papel
129.5 x 172.7 cm


En una entrevista realizada por la RAI 1 en el 2004, Chia explica que visita los museos solo para ver un cuadro concreto, su investigación es para “capturar, robar” información de aquello que cree haber comprendido de la obra.
Ecce Homo

1995
oleo en canvas
28 x 22 cm
El nacimiento de la Transvanguardia
1995
oleo en canvas
120 x 116 cm
Madre e Hijo en azul
1990-91
oleo en canvas
160 x 130cm






                       











No creo en la historia del arte rectilínea, si voy a ver a Rafael ese Rafael está en el futuro, pues desde que tomé un taxi hasta que llegué al museo el tiempo que ha pasado hasta llegar a este cuadro lo enmarca en el futuro”. La contextualización histórica del artista no le interesa tanto, le apasiona lo que el artista fue capaz de hacer con los elementos de que disponía en su tiempo.

Zarathustra no quiere perder nada del pasado de la humanidad, quiere poner todo en el crisol" (F. Nietzsche).[5]


Este es el milagro que le interesa. La enfermedad de crear imágenes, incluso en Cezanne, el artista con menos talento de su generación en opinión de Chia, encontraremos la grandeza de su obra, es la voluntad de crear la imagen lo que le impulsa.

Sin título
2001
resina y mosaico
44.5x49x23 cm

Sin título
2001
oleo en canvas
110 x 80 cm













Para Chia el acto del artista es una experiencia espiritual. La espiritualidad es la materia, el impasto[6] del trabajo, es la referencia que nos indica que hemos pasado al territorio oscuro e incierto, de capturar la calidad de la imagen de un zapato viejo, de un pez, etc.


La experiencia espiritual tiene lugar en el instante en que se dan en el espacio de la conciencia la ilusión, la alegría de pensar haber conseguido plasmar la imagen y el reconocimiento de que no era mas que una ilusión. Hace falta practicar el riesgo de lo imposible, enfrentarse al monstruo, creer haberlo conseguido y luego darse cuenta que solo es un espacio en tu mente, “que Dios sea puesto en duda, como yo pongo en duda mi talento, es mas importante que practicar la religión” afirmará Chia. Esta duda es la que da mas libertad al artista para crear, porque nada será garantía de nada. No hay posibilidad para el cálculo, para el estancamiento, el camino estará siempre abierto a la intuición.

El pintor 
1978
Oleo en
 Canvas
50 x 40 cm




“Hace falta practicar el riesgo de lo imposible, enfrentarse al monstruo”


“Cada cosa mental tiene un espacio interior que se pierde en las tinieblas. La escritura intenta dialogar con la figura que se mantiene en la lejanía, en la oscuridad. O nos da la ilusión de mantenerse así. Por mucho tiempo se ha creído que aquel “allá” se encontraba en un mas allá mientras sin embargo se encuentra “aquí”. …. Quien escribe, o quien, ve alzarse su sombra, la ve avanzar, retroceder, perderse. Pero es su sombra? O solamente su doble? El Yo no es nada hasta que no se refleja en el Tú, pero en este encuentro el Tú cancela el Yo porque sobre él el silencio tiene ventaja….la lengua trae a la página la presencia esencial del tú como si, vacía y blanca, la superficie reflejase como un espejo el paraíso perdido de la unidad.”
(Bernard Nöel)[7]


Chia buscará fondos oníricos, sus personajes, masculinos en su mayoría, son representados en un mundo de ilusión, donde color y sombra se encuentra: bosques, cuevas,…, donde el personaje, héroe de la narración, casi siempre viajero solitario, se encuentra en su odisea personal en busca de la luz.

La obra de Chia, abarca no solo la pintura, sino también la escultura (trabajos en bronce), mosaicos y grabados que él mismo imprime y edita.

Actualmente vive y trabajo entre Italia y los E.E.U.U.

(Trabajo realizado el mes de Abril de 2008)

Bibliografía:

-       La postmodernitat a Europa i als E.E.U.U. 1985-1990”: texto facilitado por el consultor
-       Morley, David. “El postmodernisme, una guia bàsica”, a James Curran, David Morley i Valerie Walkerdine (1998). Estudios culturales y comunicación. Barcelona. Padiós. Col. Paidós Comunicación 90, pags. 85-107

Webgrafía:

-       Energie Comuni, Il portale della Provincia di Roma (http://www.provincia.rm.it/siti_esterni/metropolis1/10.html)
-       http://www.sandrochia.com/



[1] Director de la Neuen Nationalgalerie de Berlin. Referencia encontrada en http://www.sandrochia.com/LAY_ReferenceBiography.html
[2] Reconocido crítico de arte nacido en Palermo (1939), conocido como el padre teórico del movimiento Transvanguardista italiano.
[3] Entrevista de la RAI 1 el 2004 (http://www.sandrochia.com/)
[4]La Transvanguardia italiana”, Achille Bonito Oliva con ocasión de una exposición organizada por el Museo de Arte Contemporáneo de la universidad de Chile, Octubre/Noviembre 2003 (http://www.mac.uchile.cl/exposiciones/transvanguardia/aboliva.html)
[5]La Transvanguardia italiana”, Achille Bonito Oliva con ocasión de una exposición organizada por el Museo de Arte Contemporáneo de la universidad de Chile, Octubre/Noviembre 2003 (http://www.mac.uchile.cl/exposiciones/transvanguardia/aboliva.html)
[6] El grosor del cuerpo del pigmento que se extiende en una pintura, dejando que las pinceladas queden visibles en el canvas. (http://www.sitographics.com/dicciona/i.html)
[7] Bernard Noël, poeta francés contemporáneo.